Todos están corriendo. Los paramédicos entran a toda velocidad por el pasillo de urgencias llevando una camilla con el cuerpo de una persona cuyos signos vitales están decayendo rápidamente. Ingresan al quirófano. La persona está gravemente herida tras un accidente que le ha dejado inconsciente. De repente, una de las máquinas indica que el paciente no tiene pulso. El doctor pide a la brevedad el desfibrilador con la esperanza de que este moribundo recupere la vida. ¡Un electroshock! Carga ¡Otro electroshock! Carga ¡Otro electroshock! Todos observan expectantes alrededor del paciente, pero después de varias descargas, el doctor declara: EL PACIENTE HA MUERTO. Hora de muerte: 13:12. Finalmente, no importa qué tan fuerte sea la carga eléctrica del desfibrilador. Las indicaciones señalan que no funciona en gente que ha fallecido.

Lo más irónico es que, cuando nos acercamos al plano espiritual, nos damos cuenta que muchos pastores y creyentes en general toman la obediencia a mandatos espirituales como un desfibrilador eléctrico para usar sobre aquellos cuyas obras evidencian claramente que están muertos, que su naturaleza es la de un mal árbol que da malos frutos y cuyo fin es ser cortado y echado al fuego (Mt. 7:16-20).

Las Escrituras señalan el gran peligro que hay en basarse en el cumplimiento de normas como medio para combatir los apetitos de la carne (Col. 2:23). Muchas iglesias han establecido una serie de principios y mandamientos bíblicos como el medio para ser un “buen cristiano”. No me malentienda, por favor. No estoy diciendo que un creyente no debe estar seriamente comprometido con el cumplimiento de lo que la Biblia enseña y manda; más bien, creo que lo hemos vuelto el medio y la medida de salvación y santificación.

Podemos ver un joven batallando con el alcohol, y la medida que tomamos es que el pastor o algún líder juvenil atienda la necesidad compartiéndole versículos que indiquen que está mal ingerir esa clase de sustancias “porque así dice la Biblia”. Eso significa que cambie de amistades, que deje de ir a ciertos lugares, o que ya no salga de casa.

Tendemos levantar una cerca más alta que nos impida caer en el pecado. Pero el joven cae. Entonces llegamos con una reprimenda más grande. Tratamos de animarlo más. Lo llevamos más a la iglesia. Esa es nuestra solución. Nunca se nos ocurre que realmente ese joven que vive cayendo en el mismo pecado realmente no es cristiano. Nos negamos a creer que esa persona que ha asistido a la iglesia por más de 10 años aún sea un incrédulo, y por eso fracasamos.

Pero la Biblia también incluye una nota similar al desfibrilador: “Tales cosas tienen a la verdad, la apariencia de sabiduría en una religión humana, en la humillación de sí mismo y en el trato severo del cuerpo, pero carecen de valor alguno contra los apetitos de la carne” (Col. 2:23 LBLA). No puedes despertar a alguien que está muerto espiritualmente con un mandato espiritual. ¡Bríndale la oportunidad de tener un encuentro con Dios! Llévale a Cristo, predícale el Evangelio, y verás que para aquel, a quien el mandamiento no le funciona, la gracia de Dios llegará a ser su energía vital.

El muerto no necesita un choque de electricidad directo al corazón. Necesita un nuevo corazón.