A la humanidad le fascina hablar del fin del mundo. Los recientes eclipses, huracanes y terremotos han vuelto a despertar rumores sobre ello. En estas fechas, algunas personas están promoviendo otra teoría. La alineación inusual de ciertos cuerpos celestes el 23 de septiembre del 2017 ha provocado que digan que ese día sucederá el rapto. Se “basan” en Apocalipsis 12.

“Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento. También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas; y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese. Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono” (Ap. 12:1-5).

La interpretación que le dan a este pasaje es algo así:

El 23 de septiembre se cumplirá la señal de Apocalipsis 12.[1] La constelación de Virgo (la mujer) está ya en posición acostada, lista para dar a luz. La constelación de Leo (el rey de la selva), con sus 9 estrellas, junto con los planetas Mercurio, Venus y Marte, estará “sobre su cabeza [como] una corona de doce estrellas”. El sol estará sobre su hombro (“vestida del sol”), y la luna estará “debajo de sus pies”. Júpiter, la “estrella” del rey (Jesús y su iglesia), estará terminando 42 meses (Ap. 11:2; Ap. 13:5) en su vientre. El nacimiento de la “estrella” Júpiter ocurrirá el 23 de septiembre, el cual es también Yom Teruah, la quinta fiesta judía del sonar de las trompetas (1 Co. 15:51-52; 1 Ts. 4:13-18; Ap. 8-9). Esta alineación nunca ha ocurrido antes. Ocurre cada 7,000 años. Es la señal de Apocalipsis 12. Cristo viene con trompeta por su iglesia. Es Yom Toruah, anótalo en tu calendario: el rapto: 23 de septiembre.

¿Usted lo cree? Yo no.

Los problemas con esta interpretación son astronómicos. ¿Dónde comenzar?

Problemas:

1. Es nueva.
¿Será que el mundo teológico está en deuda con los recién iluminados intérpretes de la señal? ¿Será posible que durante 2,000 años de historia NADIE haya sabido interpretar correctamente este capítulo? Ahora, milagrosamente, se ha descubierto la interpretación correcta. Deberíamos estar muy agradecidos, ¿no? No.[2]

2. No es acertada.
Cuando el pasaje dice “en el cielo”, no se refiere al espacio exterior sino a la esfera espiritual. Todas las señales mencionadas en este pasaje están “en el cielo”: la “puerta abierta en el cielo” (Ap. 4:1), el trono (Ap. 4:2), el templo (Ap. 11:19; Ap. 14:17; Ap. 15:5), la gran batalla (Ap. 12:9, que pertenece al mismo capítulo), la “otra señal” (Ap. 15:1), y la gran multitud (Ap. 19:1). En ninguna ocasión se refiere a constelaciones. Son símbolos, imágenes, cosas “vistas en la visión” que revelan realidades celestiales. Ninguna vez habla de un conjunto de estrellas en el espacio. Aquí, en Apocalipsis 12:1-5, tampoco.

3. Es inconsistente.
El versículo tres habla de “otra señal”: el dragón. ¿Cuál constelación es? Oh, espera. El mismo capítulo 12 aclara que es “el diablo”. Es “Satanás” (Ap. 12:9). Si la primera señal es una coincidencia de constelaciones, ¿la segunda señal no debería ser otra concurrencia de constelaciones? Decir: “Aquí sí, acá (dos versículos después) no”, no es un buen método de interpretación bíblica.

4. Ignora el contexto.
El capítulo 12 está entre los capítulos 11 y 13. ¿Te has fijado?

Capítulo 11: dos testigos (dos agentes divinos en la tribulación).
Capítulo 12: dos señales.
Capítulo 13: dos bestias (dos agentes diabólicos en la tribulación).

Esto ubica la visión en el evento histórico que estos capítulos describen: tres años y medio de la tribulación. Note que en estos tres capítulos hay cinco referencias a este mismo periodo de tiempo.[3] Esta visión representa la guerra cósmica entre Dios y Satanás, que culmina durante la tribulación.

5. Es arbitraria.
¿Quién dijo que Júpiter representa a Jesús? Es un texto bíblico, no mitología romana. Además, ¿cuántas estrellas hay en la constelación de Leo? Para dibujar al león se requieren nueve estrellas como mínimo, pero trece para dibujarlo “bien”. O sea, Leo tiene trece estrellas. Apocalipsis 12 indica que la mujer tiene una corona de doce estrellas. ¿Cómo llegan a doce estrellas? De una manera completamente arbitraria. Escogen las nueve estrellas y añaden tres planetas cercanos para formar la corona de doce estrellas. Entonces, claro, resulta la operación de “9 + 3 (planetas que no pertenecen a Leo) = 12”. Ahora bien, 1 león mal dibujado + 3 planetas = ¡¿1 corona?! Son doce cuerpos celestes escogidos por su relativa cercanía a la cabeza de Virgo ¡que no forman una corona! Así llegan a forzar la interpretación para que cuadre con el pasaje. Son cosas de ficción.

6. Contradice la Biblia.
Según Santiago, “El juez está delante de la puerta” (Stg. 5:9), pero ¿va a abrirla el 23 de septiembre del 2017? ¡Eso no lo dice la Biblia! En cambio, Jesús dice claramente que “del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino solo mi Padre” (Mt. 24:36). Por tanto, nos manda a “estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis” (Mt. 24:44). Sigamos el mandato bíblico, no una interpretación problemática. Punto.

Una interpretación bíblica

Si esta no es la interpretación correcta del pasaje, ¿cuál es la mejor manera de llegar a la interpretación correcta? En vez de inventar interpretaciones, ¡la mejor manera es dejar que la Biblia nos ilumine! Las imágenes (el sol, la luna, y las doce estrellas) vienen de Génesis 37. Son los doce patriarcas, Israel, y su esposa. Se refiere a la familia de Israel, posteriormente a la nación de Israel, que por María trae al Salvador (Cristo es el Israelita por excelencia). Contra Él se levanta Satanás, “la serpiente antigua”. Este capítulo rememora la historia humana desde Génesis 3. Esto explica los agentes de Dios (Ap. 11) y los del diablo (Ap. 13). Hay una lucha cósmica de Dios, su agente Israel, y su Agente Jesús, en contra de Satanás. El flujo del capítulo y del libro tiene sentido sin tener que recurrir a Leo o a Mercurio.

La interpretación incorrecta del pasaje tiene consecuencias negativas sobre la Iglesia de Cristo. ¿Cuáles son?

Consecuencias:

Distracción.
Cristo no nos llama a anunciar “la señal de Apocalipsis 12”. Nos llama a anunciar el evangelio. No pierda su enfoque.

Escarnio.
Muchos han anunciado el fin del mundo. Aquí le menciono algunos ejemplos.

El mundo se terminará en el 1914 (Testigos de Jehová).
Ah, no, entonces podría terminar en 1915 (Testigos de Jehová).
Abraham resucitará en 1925 (Testigos de Jehová).
Prórroga: tienen hasta 2033 (Testigos de Jehová).[4]
26 de marzo de 1997: 39 personas se suicidan para ir con el cometa Hale-Bopp al reino de Dios.
21 de mayo del 2011: fin del mundo (Harold Camping).
No, espera, será el 21 de octubre del 2011 (Harold Camping).
El 21 de diciembre del 2012: se termina el calendario maya. ¡Fin del mundo!

¿Quiere usted agregar su nombre a la lista de herejes y falsos profetas? Yo no.

¿Cómo va usted a evangelizar después? Va a perder su credibilidad y traer escarnio sobre el nombre de Cristo.

Conclusión:

De igual forma que “si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo, o mirad, allí está, no lo creáis” (Mt. 24:23), no creo que Apocalipsis 12 se refiera al 23 de septiembre del 2017.

Si usted lo cree, hablemos el día 24.

 


Apéndice de datos científicos:[5]

El sol pasa por cada constelación (son doce) cada año. Dura más o menos un mes en cada una.
El sol pasa por Virgo en otoño. No es nada raro.
La luna está en Virgo dos o tres días cada 27.33 días. No es nada raro.
Júpiter pasa por una constelación cada año. Está en Virgo cada doce años. No es nada raro.
Júpiter estaba en Virgo en el 2005, con el sol y la luna cerca unos días. No es nada raro. (¿Por qué tanto escándalo en esta ocasión? ¡Porque en el 2005 no existía YouTube!)

Cierre YouTube. Lea la Biblia.


[1] Esta falsa doctrina es tan siniestra que no quiero dar los enlaces a las páginas que la enseñan.

[2] El hecho de que la interpretación sea nueva no significa que automáticamente sea errónea, pero se requerirían muy buenos argumentos para desestimar 2,000 años de interpretación.

[3] 42 meses (Ap. 11:2, Ap. 13:5), 1,260 días (Ap. 11:3; Ap. 12:6), y “tiempo, tiempos y medio tiempo” (Ap. 12:14). El contexto más amplio también sugiere un evento histórico en particular. El juicio de los sellos (Ap. 6), las trompetas (Ap. 8-9), y las copas (Ap. 15-16) son secuenciales. Describen los juicios escatológicos que Dios derramará sobre la tierra por no adorar al Padre entronado (Ap. 4) ni al Cordero inmolado (Ap. 5).

[4] www.jwfacts.com/watchtower/1800s.php. Hay muchas más fechas que escogieron.

[5] www.answersingenesis.org/astronomy/stars/what-will-happen-september-23-2017


Si te interesa saber más sobre estudiar teología, te invitamos a considerar estas opciones:

Licenciatura en Teología | Cursos a distancia | Instituto Bíblico